VIGIL – TOPOLANSKY

zapatos viejos

Vigil – Topolansky

No me gusta ni quiero escribir sobre política partidaria, pues no creo en ella, creo en las personas.

Hoy leí el comentario de difusión viral de una escritora uruguaya: Mercedes Vigil, busqué su foto en internet, una linda señora, de elegancia en su aspecto y su escritura .

Me llamó poderosamente la atención que sus palabras fueran tan adjetivadoras hacia la Sra Topolansky.
Inmediatamente vino a mi mente la imagen de Gandhi, no por compararlo con ella. Lejos de ello!
Gandhi vestía la túnica más modesta en uno de los países más pobres del mundo. Pero fué capaz de crear un ejemplo universal de solidaridad, coraje e inteligencia.

Para la escritora Vigil a primera vista la vestimenta y apariencia externa tienen asociación directa con los valores y conocimientos de la persona.

Me sorprendieron sobremanera sus palabras: “He comprendido que no hay nada más frustrante que el presente para alguien que trabaja en general en novelas históricas, buscando reinstalar en la memoria colectiva personajes pujantes, creativos, corajudos y especialmente poseedores de mentes capaces de construir un mundo mejor. Siento que escribir sobre el presente me agota, me decepciona. Hay toda una generación que hace décadas labora para borrar la matriz ética y cultural nacional y lo están logrado. Este Uruguay ya no me es reconocible” (sic)

Este fenómeno acerca del quiebre de los valores sociales, que Vigil señala para Uruguay, entiendo que es aparentemente mundial pero no por eso dejamos de encontrar personajes capaces de construir un mundo mejor.

Si existieron estos personajes para sus anteriores libros, ¿cuando lograron un cambio y transformación para que Uruguay no sea lo que Vigil dice que es?.

He viajado , pero no cambio mi país por ningún otro, y no es por desconocimiento ni ingenuidad.
Porque la vida se hace todos los días en todos lados. Vivo en el exterior desde hace pocos años y extraño cada segundo a nuestra gente charrúa: a nuestros artistas, que todos los dias arrugan sus ansías en un escenario que les da pérdidas, a quienes no tienen y no tuvieron nunca una trascendencia internacional merecida como los argentinos, aunque aún insuficiente frente al marketing del mundo del Norte, a los escritores que tienen que buscar el hemisferio boreal para poder adquirir algun tipo de relevancia y a los amigos de diferente color de piel , estudios y creencias a los que los une un mate.
¿Personajes pujantes, creativos, corajudos? Los encontramos permanentemente en obras de construcción, en escenarios , en oficinas, en la calle ganándose un peso uruguayo, son héroes de todos los días, algunos saliendo a la noche a darle abrigo y comida a los desamparados que viven en las calles, brigadas que se encargan de recoger animales abandonados, heridos, y los rehabilitan consiguiéndoles hogares nuevos.

Hemos tenido en nuestra historia personajes muy bien vestidos pulcramente presentados que llevaron al pais casi a la ruina. Y si hay críticas incluso políticamente válidas contra la Sra. Topolansky ¿qué tiene que ver con el aspecto externo en el cual la escritora Vigil puso tanto énfasis?

A lo largo de mi carrera de modelo he conocido a las personas mejor vestidas y arregladas de Uruguay , no por eso eran las más inteligentes ni capaces para ocupar cargos de gran responsabilidad. De repente la imagen para ser Intendenta de Montevideo según la escritora Vigil debería ser una modelo y profesora universitaria aunque ésta pierda sus horas semanales en peluquería , masajes y shopping. Si fuera el caso , me recuerda juicios por discriminación.
También recuerdo a la mejor empleada que tuve en mi casa que nadie la contrataba por su peor aspecto.
En síntesis ¿ Vigil porque confunde el aspecto con la capacidad y la honestidad?
Conste que no defiendo ni mucho menos a la persona a quien se refiere la escritora Vigil.

El nivel literario te da la capacidad de elaborar, encontrar arquetipos y singularidades para obras maestras de la literatura universal que contribuyan a crear un mundo mejor.
Abundan ejemplos.
Pero recuerdo a Aristóteles en su famosa falacia ad hominem “NO SE PUEDE JUZGAR NI HECHOS NI PALABRAS POR EL ASPECTO DE LA PERSONA QUE LAS REALIZA”
Son juicios diferentes.
Repetir esta falacia sería caer en el mismo error de los fariseos: ¿Como puede haber dicho Jesús el extraordinario Sermón de la Montaña si es el hijo de un carpintero?
Es evidente que allí ser el hijo de un carpintero fue usado para descalificar, pero no tiene nada que ver.

Maria Raquel Bonifacino

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s