MERLÍ ( la serie) Muchos miran pocos ven

MERLÍ (LA SERIE)

por Maria Raquel Bonifacino

“Muchos miran, pocos ven

Muchos oyen, pocos escuchan”

El participar en grupos de Facebook me hizo notar la cantidad de personas que miran pero no ven y oyen pero no escuchan.

Un ejemplo claro es  la Serie Merlí, destacada a nivel de asiduos televidentes que dicen buscar un buen mensaje en la tv.

Por supuesto que fui rápidamente a verla. Sus dos primeros capítulos me mostraron la gran ceguera y sordera que tiene la mayoría de los televidentes, encontré 400 personas que amaban la serie y 2 que la veían del lado opuesto, mejor dicho 3, yo era la tercera.

Ví los dos primeros capítulos de la Serie y descubrí un personaje que no tiene códigos, que no protege a las personas que son más importantes en su vida, ególatra, piensa solamente en si mismo. No tiene respeto por las confidencias, ni por sus compañeros de trabajo. El respeto en una sociedad es muy importante y necesario. Desde el punto de vista de la enseñanza de la filosofía no aporta nada. Ser transgresor no significa ser un buen innovador.

Puedes quebrar ciertas normas sin dañar a nadie. Puedes activar pensamientos en las mentes sin quebrar códigos. Usando la Inteligencia Emocional y Creativa se logra.

Es una serie para descerebrados con mensajes equívocos. Nadie respeta nada. El respeto es una de las actitudes más importantes y básicas de la convivencia humana y del amor en todos sus aspectos. Eso no significa que dejes que te dañen.

En esta serie están confundidos los cánones de ética social, de la convivencia humana y de la creatividad intelectual.

Llevo casi toda mi vida dedicada el cine y la televisión, las primeras entregas de una serie marcan el camino que tomará, con los ejemplos que ví en esos capítulos considero que la serie no aporta nada positivo a nuestra sociedad, es más muestran sin reparo que los daños se pagan con más daños, y los caprichos y deseos personales pasan por arriba de los otros personajes.

Triunfar en algo es bueno, siempre y cuando no se dañe a los demás, la inteligencia debe ser activada en lo Emocional, que es lo que le falta a nuestras sociedades para aprender a triunfar sin dejar que nadie te dañe y sin dañar a nadie. Mientras exaltemos códigos de desamor, falta de respeto, mentiras, agresiones etc. seguiremos por el camino social que nadie quiere pero que defienden a través de los medios de comunicación. Cuando comenté esto en el grupo, algunos me dijeron que debería de ver toda la serie para emitir una opinión a lo cual les contesté: “Me niego a perder tiempo viendo una serie de esas características, prefiero ganarlo en cosas más interesantes o de crecimiento personal. Yo, estoy muy segura de lo que quiero para mi vida y la de los demás y no es este el mensaje que me envía Merlí.

La televisión y las redes sociales se han transformado en la cultura popular, mientras coronemos series como ésta, estaremos ensalzando lo que más criticamos en nuestro mundo, Con todo respeto”

No estoy de acuerdo con las instituciones tradicionales, contrario a esto defiendo el antidogmatismo, y creo que las instituciones se alejan cada día más del verdadero conocimiento, pero son dos cosas totalmente diferentes, por ejemplo: en la serie, el hijo le pide que no cuente cosas personales de él, que lo pueden herir para toda la vida y lo primero que hace Merlí es contarlas, con la profesora no tiene códigos de ética, la maltrata en los diálogos, y la humilla en público, además de un contexto sexual desafortunado por la actitud agresiva hacia ella. En unas sociedades que queremos combatir el maltrato no se debe loar esas acciones. Y dejo sólo estos hechos de la serie como casos de mal ejemplo de una sociedad que ni siquiera sabe emitir mensajes positivos. La mayoría, solamente mira al personaje principal como triunfa en una filmación (que no es la vida real) y no ven las consecuencias y daños colaterales que les podrían causar a los coprotagonistas si fueran realizadas en la vida.

Estas historias en los medios sociales dan ejemplos, y a los no tan preparados televidentes les dejan un mensaje de que está perfecto realizar determinadas actitudes, las cuales luego vivimos condenando en la sociedad. Es una serie realizada para descerebrados, lo cual no quiere decir que quienes la vean sean descerebrados, pero sí son televidentes y actores sociales distraídos que solo miran pero no ven.

Maria Raquel Bonifacino

Con todo respeto

Derechos reservados

merli_tv_series-963304265-large

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s