Budismo: Vaciedad o Vacuidad?cuál sería la palabra adecuada?

buda-c

BUDISMO: VACIEDAD O VACUIDAD?

En español, encontramos diferencias importantes entre sinónimos

Por ejemplo:

Entre desastre, catástrofe, cataclismo y tragedia, a pesar de ser sinónimos hay grandes diferencias entre ellos.

DESASTRE: Suceso que produce mucho daño o destrucción. Cosa mal hecha, de mala calidad o que produce mala impresión.

Podemos decir que la comida un poco quemada realizada por el joven cocinero ha sido un desastre, pero nunca diríamos que fue una tragedia.

TRAGEDIA: Obra dramática de asunto serio en que intervienen personajes nobles o ilustres y en la que el protagonista se ve conducido, por una pasión o por la fatalidad, a un desenlace funesto; en la Grecia antigua, tenía como objeto un efecto purificador en el espectador.”las tragedias de Sófocles; el “Hamlet” de Shakespeare es una tragedia” Género literario constituido por estas obras.

Tampoco diríamos que su comida fue una catástrofe

CATÁSTROFE término catástrofe, se refiere a un suceso fatídico que altera el orden regular de las cosas. La catástrofe puede ser natural , como un tsunami sequía o inundación o provocada por el hombre como una guerra.

No se nos ocurriría decir que su comida fue un cataclismo

CATACLISMO Desastre de grandes proporciones que afecta a todo el planeta o a parte de él y es producido por un fenómeno natural. “los terremotos y los huracanes son cataclismos” Alteración grande de la normalidad en el orden social o político.

En nuestro idioma español, existen muchos sinónimos, pero estos deben ser cuidadosamente usados cuando se realiza una traducción del sánscrito o de otro idioma al español. Una palabra utilizada por otra aunque sea sinónimo, puede generar grandes dudas.

Este breve comentario es ocasionado por las escrituras budistas y filosofías que han sido traducidas al español.

Sobre todo en cuanto se refiere a una de las escuelas budistas en donde varios escritores y filósofos que toman el pensamiento de Nagarjuna,  lo definen con la palabra “vaciedad”, donde se afirma que todo es apariencia, que no hay totalidad ni multiplicidad y que lo que hay es vaciedad, que es la realidad verdadera.

Acá encuentro una gran diferencia al usar vaciedad por vacuidad, que sería la palabra correcta en este sentido filosófico.

VACIEDAD:  cualidad o estado de vacío la vaciedad de un recipiente lograda por una 

bomba de vacío, dicho o hecho fútil o tonto La vaciedad de sus palabras nos aburrieron.

simplezasandeztonteríanecedad.

La idea de vacuidad se emplea para calificar a aquel o aquello que no tiene substancia o consistencia. Falta de contenido o profundidad, pero las academias las dan como sinónimos dado que etimológicamente deriva del latín, concretamente de “vacuitas”, que es fruto de la suma de dos componentes claramente delimitados:
-El adjetivo “vacuus”, que es sinónimo de “vacío”.
-El sufijo “-dad”, que se utiliza para indicar “cualidad”.

Pero según usemos una u otra, automáticamente un iniciado podrá comprender o desentender los significados del Budismo, así como nos pasaba con el ejemplo del joven cocinero.

 

Buda y sus enseñanzas – La vacuidad.

La verdad última es la vacuidad. La vacuidad no es la nada, sino la carencia de existencia inherente. La mente de autoaferramiento proyecta de manera errónea una existencia inherente a los fenómenos.

Se hace difícil escribir sobre la vacuidad, este es el  concepto central del budismo al cual se llega solamente por la vivencia, y no a través del intelecto.

Intentaré describir lo más claro posible lo que los maestros decían. En el budismo la verdad última es la vacuidad. Debemos entender que “La vacuidad”, no es la nada nihilista, sino la carencia de cualquier existencia inherente.

Significa que la mente se aferra y apega a una falsa ilusión y que proyecta de manera errónea una falsa existencia inherente a todos los fenómenos y éstos aparecen ante nuestra mente como si existieran de forma independiente, cuando no es así.

La vacuidad no es la nada, sino la naturaleza real de los fenómenos.

Los términos verdad última, vacuidad y naturaleza última de los fenómenos son sinónimos.

Nos puede resultar  difícil comprender la vacuidad. Pero más difícil es comprender la vaciedad, por el sentido y el uso que le damos a cada palabra. De este modo a través de la vacuidad, finalmente seremos recompensados con la cesación permanente del sufrimiento y con el gozo sublime de la iluminación total.

El objetivo de comprender la vacuidad y meditar en ella es liberar nuestra mente de las concepciones y apariencias erróneas y convertirnos en un ser completamente puro, en un Buda.

Las palabras causan efectos en las mentes, aunque no nos detengamos a analizarlas.

Cuando empecé a leer sobre el Budismo allá en mis cortos años, la palabra vaciedad me rebotaba permanentemente como algo erróneo.

Luego de leer física cuántica descubrí cuanto de semejanza había entre la filosofía oriental y esta disciplina (Física Cuántica)

Incluso la palabra vaciedad no describe ninguna verdad en sí mismo, según el sentido que le damos.

 

 

Debemos comprender que debido a que no hemos realizado la verdad última, tenemos problemas sin cesar. La razón de que permanezcamos en la prisión del samsara es que seguimos cometiendo acciones contaminadas inducidas por nuestras perturbaciones mentales, que surgen de la ignorancia del aferramiento propio.

La “vacuidad” (shunyata, en sánscrito, o ku, en japonés) es un concepto budista fundamental –que también ha sido expresado como no sustancialidad, latencia o relatividad—, según el cual las cosas y los fenómenos no tienen una naturaleza fija o independiente.

De acuerdo a los registros, el concepto de  vacuidad, fue desarrollado por primera vez por Nagarjuna (150-250 d.C.), quien describió el concepto de las dos fases de existencia y no existencia como la expresión de la verdadera naturaleza de todos los fenómenos.

Según la ciencia moderna, los cuerpos físicos están formados de sustancias; y, las propiedades de la materia están determinadas por las sustancias y su interacción. La materia que tiene masa y ocupa espacio no puede ser definida con las propiedades comunes y corrientes de la física, debido a que las partículas subatómicas oscilan entre las fases de existencia y no existencia, adquiriendo forma de acuerdo a las probabilidades que se presentan. Lo que el concepto budista de vacuidad describe es precisamente este tipo de insustancialidad.

La idea budista de la “vacuidad” se asocia con la noción del origen dependiente, que plantea que los fenómenos no tienen sustancia fija, debido a que surgen y mantienen su existencia en virtud de su relación con otros fenómenos. El concepto de vacuidad, por su parte, enseña que nada existe independientemente.

Debido a la interdependencia de todos los fenómenos, cada persona, en cada instante, puede generar alguna influencia en la realidad misma de la vida. Incluso la forma de pensar puede tener un efecto en dicha realidad. Al estar consciente de la insustancialidad, el ser humano puede transformar su realidad en algo más positivo.

Maria Raquel Bonifacino

Derechos Reservados

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s