El Timo y el arte

El TIMO  y el Arte.

por Maria Raquel Bonifacino

El Timo es una glándula o sistema primario linfoide importantísimo por su especialización en el sistema inmunológico. Ubicado a la altura del corazón, lleva este nombre originado en la palabra griega Thymos (alma, deseo, vida).

Esta glándula va cambiando de forma en los individuos, llegando a su mayor tamaño en los niños y casi desapareciendo en los adultos. Curioso, ¿verdad?

Siempre tuvo para mí un especial significado, pues allí maduran las células T, linfocitos que son quienes nos defienden y permiten al cuerpo adaptarse a los invasores externos.

Y a veces es allí donde siento crecer un sentimiento de admiración y regocijo por intermedio de los sentidos, la alteración de un espacio cuando a través de la vista y/o el oído descubro el arte en su máxima expresión.

Eso me sucedió hoy, recorriendo “Las cañitas” visité a un amigo amante del arte u obrero de la inspiración como es Eliseo, quien presta su “Petit Galerie” a talentosos artistas internacionales, para ensamblarlos con el público apasionado de la belleza   @marqueriaeliseo. Allí pude disfrutar de obras magníficas de pintores eclécticos cuyas paletas desbordaban de inspiración, y quienes no podemos ver en las galerías y exposiciones más importantes de nuestro medio. ¿Porqué no los vemos? Eso me pregunto cada vez que visito una muestra de arte, cada vez que leo de una convocatoria siento que nadie está realizando verdadero arte en Argentina. Siento que nos están dirigiendo al suicidio del mismo, en una sociedad que siempre ha sido extremadamente creativa.

Pero sí hallo, como quien encuentra un tesoro, en las redes sociales artistas emergentes que con humildad presentan obras maravillosas como Claudio Lasorba @claudiolasorba, por ejemplo, que busca la belleza donde el desgarro sentimental se apropia de los destellos y los fuegos esbozan un pasado, y de quien he elegido una pintura para ilustrar alguna de mis poesías en mis redes sociales.

Entonces, mientras Eliseo con su sublime simpatía me iba contando sobre los artistas que exponen en su petit galeríe, e iba diseñando el marco adecuado para una de mis pinturas, tomé la cámara y realicé un petit video para compartirlo con Uds.

https://youtu.be/eWP5Q8D-cbw

Sentí en ese momento que mi glándula Timo crecía y mi felicidad estaba alimentándose del diseño y del arte más hambrienta que de costumbre, se parecía a cuando empiezas a comer dulce de leche o unas saladas papitas envasadas y no puedes detenerte, y estás feliz de hacerlo.

Dejé a mis espaldas la petit galerie de Eliseo, luego de un fuerte abrazo acompañado de ese sentimiento Tímico (de Timo)  y comencé a  pensar desordenadamente cómo llevar todo ese arte al público mayor.

No caminé más de 3 o 4 cuadras cuando la entrada a un diseño moderno y calmo, trágico e inteligente, aniñado y sabio, original y mágico, un espacio que bien podría encontrarlo en Paris o New York, me detuvo el corazón. Era un portón, algunas palabras aleteando en las paredes, algún dibujo, algún diseño ordenado sorprendiendo mis sentidos me llamó poderosamente a entrar.

Como Alicia en el País de las maravillas, pasé por ese portal,  encontré las magias reflejadas en un ser que casi no estaba pero estaba, casi no hablaba pero sentía, su sombra acompañaba todos los instantes del espacio y su luz curvaba las palabras, los colores luchaban entre los diseños, peleaban con la sangre, su ADN quedaba plasmado en las altísimas paredes de ese moderno diseño arquitectónico de dos pisos, una fortaleza de color y linfocitos que elevaban mis defensas y mi Timo. Era niña otra vez, sintiendo crecer en mi pecho el asombro la reverencia hacia el verdadero arte, y al artista, él tiene un nombre, pero su nombre queda corto ante su arte, ante el despliegue de su creatividad, con gran desarrollo de la Inteligencia Espacial , Matías Waizmann, nos llevó a recorrer ese “País de las maravillas moderno”. Las líneas se movían entre nosotros, apareciendo y curvándose mientras sus suaves palabras acompañaban las ondas de las esculturas. Y como en un cuento veíamos cucharas sobre nuestras cabezas transformadas en nubes flotando en increíbles diseños de plásticos realizados por este mago .  ¿Cómo pensar que un lugar tan extraordinario estaba allí, por donde paso casi a diario y nunca lo había visto? Tantas historias en sus paredes, narradas por Matías, @matiaswaizmann sentidas y dolidas desde su memoria ancestral y su imaginación flotando en un blanco espacio iluminado por musas del cromatismo futurista. Pensé que allí terminaría mi viaje por el diseño, era demasiado tamaño de mi Timo. Pero estimé mal, encontré un hermoso restó, donde la comida también era diseñada con nuevos conceptos, dentro de un ambiente rosa, un buen plato de ravioles de calabaza, una limonada con jengibre y un té con sabor a dulce de leche completaron mi mágico viaje por el camino del verdadero arte.

Pero pensando en la palabra Timo, también encuentro que otras galerías de arte timan al público, subestimándolo.

Maria Raquel Bonifacino

Derechos Reservados

06MWaizman

OBRA DE MATIAS WAIZMANN

18892952_10210628130312703_976891967391664495_n

OBRA DE CLAUDIO LASORBA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s