IMPLOSIÓN ARGENTINA

implosion

por Maria Raquel Bonifacino

Argentina está viviendo una tremenda implosión.

Implosión es cuando hay un hundimiento y rotura hacia dentro de las paredes de un recipiente cuya presión es inferior a la del exterior.

Evidentemente la presión interna en Argentina es muy débil, y es inferior a cualquier presión que exista del exterior.  Por eso estamos implosionando, colapsándonos, derrumbándonos.

Están sucediendo hechos asombrosos, terroríficamente asombrosos. Estamos viviendo una desintegración social acelerada. Lo peor de esto es que la presión interna sigue siendo débil ante estos eventos catastróficos. Esa débil presión interna nos lleva a una inevitable implosión.

Están colapsando todos los sistemas, los de salud, los de telefonía, los servicios de agua, de luz, las economías. Estos colapsos hacen que la población se encuentre zombificada, por saturación y reiteración de eventos diarios.

Por ejemplo un poderoso grupo de telefonía fija con internet te ofrece un plan de x pesos durante seis meses, luego de que lo aceptas, te llega la cuenta al mes siguiente con el triple, tienes que llamar para aclarar pero hasta que decides darte de baja nadie te toma en serio. Realizas un nuevo acuerdo guiado por el/la  telefonista te piden calificar la atención y el mes siguiente sucede lo mismo.

Es como una telenovela sin final, y eso sucede con casi todas las empresas, medicamentos cambiados, turnos médicos dentro de 3 meses, conexiones de internet que no funcionan, médicos truchos, facturas pagas que aparecen como impagas, y la lista es tan extensa que sería tema de un libro. Y no toco el tema de las expensas que tuve la oportunidad de cotejar cada ítem durante 3 años de una administración y han robado más de 300.000 pesos en gastos falsificados, arreglos que no fueron tales,  expensas que no correspondían, facturas que faltaban. etc. y esto es en las escalas menores de la sociedad.

He escuchado por allí decir muy desinteligentemente que este panorama político y social que vivimos es un circo. No hay nada peor que comparar estos eventos aberrantes con un circo. De circo no hay nada, ni elefantes, ni acróbatas ni payasos. Llamarlos cirquenses es degradarlos en la escala escatológica cuando deberíamos darles un ascenso. Al circo vamos para reírnos, para pasar un buen rato. Pero aquí los payasos no existen, pues nosotros no nos reímos, los mal llamados cirquenses se ríen de nosotros y se ríen a diario y a carcajadas. Y los equilibristas no existen tampoco pues nadie les pide equilibrio en este gran desequilibrio argentino.

Es imposible no hablar de política, cuando los titulares nos implosionan día a día.

A veces me parece que estamos en la Torre de Babel. Hablas una hora con alguien y luego te das cuenta que esa persona no ha entendido nada de lo que dijiste.

¿Quién utiliza presión para que realmente se haga justicia?

No me refiero a presiones por medio de piquetes o marchas multitudinarias. No me refiero a presiones por medio de las personas sin poderes sociales pues estas tienen el poder del voto para hacer justicia. Y como todo poder debe ser ejercido con sabiduría.

No han fallado las estructuras pues ellas no existen desde el punto de vista de apuntalar al país. Y si existieron alguna vez, hoy ya implosionaron.

Derechos reservados

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s